martes, julio 18, 2006

Al lado del camino

Es una historia que uno escucha hasta el cansancio: el rey era una maravilla, justo e inteligente, tanto que un día llegaron dos ñoras a pelearse "que si éste es mi chamaco", "no es cierto yo lo parí", y ahí traían al pobre escuincle sarandeado por la vida hasta que al buen don Salo lo sacaron de quicio y amenazó con fregarse al chavito si se seguían peleando; así supo cuál era la verdadera mamita chula, porque a la farsante al final no le importaba el niño y sólo quería ganar. Es sólo que en esta historia hay dos madres farsantes que asegún dizque de derecha a izquierda se andan arrebatando al escuincle... y al final se lo van a fregar porque nuestro Salomón no es tan sabio y las madres son unas jijas de su ibid.
Me gusta estar al lado del camino, fumando el humo mientras todo pasa. Es una historia de una alternativa que pudo haberlo sido, pero prefirió diluirse en el desagüe de las sin-propuestas y los tachoneaderos de todo-el-que-no-me-apoye (maniqueísmo marca Bush). Me gusta abrir los ojos y estar vivo, tener que vérmelas con la resaca. Una historia que perdió su ideología en el insulto, en el reino de la izquierda torcida con un secretario de finanzas apostando el erario en las Vegas; con “oposición” a la derecha mientras le conducen el Tsuru rumbo al Club de Golf donde los domingos son pa’l alipuz con el Cardenal; con casas amuralladas de las Lomas repletas de “ideales” y lucros de pensamiento pobrecitospobres™ y groserías a la gente a su servicio. Entonces navegar se hace preciso en barcos que se estrechan en la nada, vivir atormentado de sentido creo que ésta sí es la parte más pesada.
Dobles caras que no merecen menos que un derechazo en la conciencia y a uno le dan ganas de voltear hacia el otro lado (y eso ya plantea un serio problema porque las izquierdas y derechas se empiezan a confundir en el discurso y las actitudes, hasta que uno de tanto girar la cabeza termina atolondrado). Y es una historia de caso de estudio: los jóvenes de 18 a 25 votaron abrumadoramente por la derecha cuando en el mundo sucede justo lo contrario, y es que aquí tenemos el don de pervertir los conceptos hasta desgastarlos. Una historia de fracaso donde no hay cabida para el socialismo que me gustaría, porque esta no es una izquierda digna de ser ideología: perdón, pero esto que enarbolan me parece una perversión vomitiva de personalismos y reminiscencias de la vieja guardia. Mi izquierda de bolsillo jamás gritaría consignas degradantes al estilo “Voto por voto, Calderón no seas Joto”, jamás golpearía para hacerse entender porque esto se acerca más a Stalin o Fidel que a Gandhi o Jesucristo. En tiempos donde nadie escucha a nadie, en tiempos donde todos contra todos.
No soy de las que padecen reacciones fisiológicas con sólo nombrarlo: no vomito de asco; no produzco bilis del coraje; no me hago pipí de la emoción, ni me sudan las manos de nervios. Simplemente eso: no me hace sentir nada (¡ejem!). Tal vez por eso trato de entenderlo y hasta le agradezco su decisión de crear un segundo piso del Periférico que me lleva de la Del Valle a Pedregal (y gracias a Dios que primero los pobres -no sólo mi cheque lo dice, hasta el Peje me considera así de pobrecitapobre™-, así como el voto en el extranjero supongo que también era basiquísimo mejorar el tráfico de unos cuantitos en vez de llevar agua a los pobrecitospobres™). En tiempos egoístas y mezquinos. Pero nada, son historias donde lo que pasa es que uno nunca está a gusto con lo que hacen los gobernantes (hormonal), el chiste es repelar, ¿qué no el Peje es el meritito representante en esta tierra del repele -del latín repelare, no confundir con el griego repelentou-? Si él sí puede yo no veo por qué yo no, y repelo porque claro que hubo injusticias en las elecciones, y deberían distinguir entre una política electorera y una pública antes de darse los santos óleos los de la resistencia pacífica que se van a ir a los puños (Manuel “el-ejemplo-democrático-del-88” Camacho dixit... si por algo lo comparan con aquella elección, bien dicen que el que anda con lobos a aullar se enseña y hasta Bartlet saltó al ruedo; se call(y)ó el sistema, hubieran dicho: cállate chachalaca, ¿les habrán oído?)
En tiempos donde siempre estamos solos. Pero con todo yo me mantenía ecuánime, el papi hasta se me ofendía con patriótico fervor y se preguntaba en sus noches de insomnio cómo le había salido una hija tan brutísima que se atrevía a no-odiar al suidadano andréjmanué. Habrá que declararse incompetente en todas las materias del mercado, habrá que declararse un inocente o habrá que ser abyecto y desalmado. Y yo de todo corazón hasta lo defendí, y si volviera a ver un dejo de buena intención que en algún momento le intuí lo volvería a hacer, con todo y que el don se ha atrevido a ofenderme directamente, y ya van dos... Off the records afirmo que no conozco a nadie del Yunque, pero el 27 de junio del 2004, el señor afirmó mis conexiones con el grupo de ultraderecha que me obligó a marchar en silencio, incluso se burló de los que asistimos y yo sentí feo. Un buuu a su falta de delicadeza política. Y bueno, eso sucedió y yo soy pueblo, tengo mala memoria y olvidé, pero es que no salimos de una cuando tropecé de nuevo (si es que yo con los hombres no doy una): “Los observadores no vieron”, dijo. Y yo lo oí y como diría su Elenita “no caluuumnien”, pues. Tá bien que yo andaba medio cruda, pero óigame no, “ellos no vieron”, dijo, con esas generalizaciones de mal político dando patadas de ahogado. Y aún así -*OJO*- le concedo un poco de razón en esta vorágine de sinsentidos...
Yo ya no pertenezco a ningún -ismo, me considero vivo y enterrado, yo puse las canciones en tu walk-man, el tiempo a mí me puso en otro lado. Es que en esta historia todos andan bajo el efecto Gollum por MyPrecious: unos saltan de emoción mientras los otros gritan tatatatáta-árbitro-vendido. Tendré que hacer lo que es no debido, tendré que hacer el bien y hacer el daño. De pena ajena y de risa interna. No olvides que el perdón es lo debido, que raras veces suele ser humano. Y mis principios se desmoronan cuando mis instintos institucionalistas caen en desgracia, porque en eso sí que creía, era mi verdadera religión y tómala, los de la izquierda y los de la derecha se dedicaron a tumbarlos mientras el árbitro no estaba vendido, sólo andaba de parranda y ni se enteró. No es bueno nunca hacerse de enemigos que no estén a la altura del conflicto, que piensan que hacen una guerra y se hacen pis encima como chicos. Espero que al final nos entre un poco de sabiduría salomónica y entendamos que lo único que nos identifica como mexicanos es la ley y que hay que respetarla. Por eso tiemblo al escuchar que “la ley es la ley, pero el pueblo es el pueblo”, porque entonces sí adiós al chamaco, al rey y a las madres (la tuya, la suya y la mía, cómo no). Que rondan por siniestros ministerios haciendo la parodia del artista, que todo lo que brilla en este mundo tan sólo les da caspa y les da envidia. Y sí, entiendo que hay ocasiones en las que la ley no es tan justa, pero si uno ya compró el argumento no puede actuar como salvajito después, así que a combatir con argumentos, con hechos. Si a muchos de estos realmente les interesara su país lograrían tanto: con la necesidad que existe de gente para labores sociales y políticas y con el exceso de griteríos, consignas, golpes y retroalimentación de diálogos de sordos. ¡Pobre chamaco con semejantes mamás... y hermanos, y primos, y tíos, y padrinos! Al lado del camino es más entretenido y más barato...
*Off the records: No, tampoco voté por Calderón, pero cada vez más me aplaudo mentalmente por no haberlo hecho por Andrés Manuel. Ojo: estoy convencida de que hubo muchas irregularidades (pero de todas las partes porque esto ha sido una orgía de cochinada: Fox-Encinas, para empezar, IFE por ser peor que árbitro europeo, mapachadas, ratones locos y abuelitos agotando boletas en casillas especiales) Y sí, creo que los azules están cometiendo (y han cometido) muchos errores, pero en mi escala de valores me parece peor esta actitud de negar todo, incluso la buena fe de muchos observadores a los que nadie nos llevó de acarreados. Y podría decir muchas groserías al respecto, pero mejor me río de las ocurrencias al estilo René Drucker con sus “centenares de miles de millones de ciudadanos” que creen que se cometió fraude (¡Dios! ¿como a cuántas generaciones de personas en el mundo equivaldría esa cifra?, jíjole ora sí que qué buen respaldo académico), si es que solitos, y que a mí me perdonen, pero ésa no es izquierda...
Y que lo sepan, yo también soy de las que apoya aquello de que si se repiten las elecciones que también se repita el México-Argentina. De una vez advierto, no vuelvo a fletarme 12 horas de observancia para que me digan mentirosa...

9 comentarios:

GERMÁN DIEGO dijo...

Hola AnaLucía excelente parodia política y es que a veces es mas satisfactorio escribir lo que uno piensa que lo que la gente este dispuesta a escuchar dependiendo de lo que quiera y en que lado de las dos manos. Me prometi a mi mismo no hablar mas de polaca ni en tu sitio ni en el mío, pero permíteme decir que me divertí mucho al leerte esta vez ya que lo narras de una forma muy como decirlo, picante y alegre no dejando de ser y por sobre todo muy madura y humana, de nuevo un placer leerte.
Hasta pronto.

José Luis Leyva dijo...

Gran parte del retraso de nuestro país es la ilegalidad en todos sus modos. Lo triste es que nuestra sociedad –incluyéndome- ya ha llegado a aceptar con normalidad y comodidad esta situación. Y es mucho más triste darse cuenta que la clase media –en la que también me incluyo- es la que ha salido más golpeada; pareciera que todos pueden violar la ley menos nosotros, nosotros estamos acorralados, somos rehenes de un pueblo mexicano muy parcial, muy injusto. Los estudiantes de las clases más bajas pueden secuestrar camiones sin castigo, los indígenas más pobres pueden manifestarse desnudos, sin castigo, los ambulantes vender lo que quieran, sin problema. Pasa lo mismo con las clases más altas. Pero un clasemediero como uno, no puede darse el lujo de orinar la calle o toparse con una antialcohólica con dos cheves encima. En México, la dama de la balanza puede ver por debajo de la venda que le cubre los ojos.

Tom dijo...

No cabe duda que Ruy Feben describio perfectamente tu estilo en el chanfle de fanfurrias y para muestra el escrito de hoy. Me agrada la forma en que mezclas las canciones con lo que escribes, no lo había visto antes. Gracias por dibujarme una sonrisa este día

www.hijosdenuestramente.blogdpot.com dijo...

De acuerdo con todo excepto con lo de que la ley es lo unico que nos identifica como mexicanos.
Primero somos mexicanos y despues creamos la ley que no se nos olvide.
Saludos Analu!!

P.p. dijo...

Ves, peque? Te dije que tienes don para escribir sobre estas cosas, y no soy el único que lo piensa. Lo haces de manera fresca y original. Me da gusto ver que no has abandonado tu rincón digital.

Ahh.. y me alegra saber que eso de ser observador te pareció lo suficientemente importante como para defenderlo.

Espero que Doña R. te trate bien, aunque...seguro acabarás siendo una consentida. ;)

Sigue sonriendo, Princesa Posmoderna.

Ana Lucía dijo...

Gracias GD!!!

Sí José Luis, estoy de acuerdo y creo q el principal rollo es que no sabemos respetar la ley, no queremos hacerlo y nos hacemos tontos con ella. Nos cuesta trabajo y siempre encontramos justificaciones para comprar productos pirata, pasarnos el alto, adueñarnos de la banqueta (como viene-viene o como particular cercando), y al final es un rollo cultural que nos está llevando a la anarquía. BRAVO.

Mame: No sé, ya hemos discutido y no hemos encontrado otro punto de conexión de lo mexicano, yo insisto en que es sólo la ley, por muy guadalupanos, frijoleros, tequileros o demases que nos queramos poner.

Gracias PP

Anónimo dijo...

"La ley es komo la serpiente; sólo muerde a los deskalzos".

Sólo kiero hacer una puntualización:

Las leyes son una kreación social y no a la inversa. Es evidente ke el paradigma aktual ha sido rebasado... "aferrarse" a las leyes komo están; es cerrar los ojos a la realidad.

En estos tiempos de la agonía intelektual, da gusto enkontrar personas ke hacen algo más ke vegetar frente al televisor.

Maga dijo...

dos dias en la vida nunca vienen nada mal... de algunaa forma de eso se trata vivir... que me decis?
muy buena esa interpretacion de tan buena cancion... como dijo "seregh" da gusto encontrar gente que ocupe su tiempo en cultivar "semillas" :P

Ana Lucía dijo...

Estoy de acuerdo en que las leyes son una condición de la sociedad, pero como tal, al ser aceptadas, crean un vínculo de unión y no necesariamente son justas, pero en el momento en el que se aceptan y se desobedecen sin razón causan caos.
No sé hasta qué punto estamos llegando a esos extremos. Lo que no se vale es aceptar la parte bonita y decirle fuchi a la fea, cuando uno acepta una relación lo hace hasta con los eructos...
Tal vez los decepcione, pero soy fan del televisor y paso horas frente a él, aunque siempre queda el tiempo de ponerle el cuerno con algún buen libro, todo depende de la editorial y del clima, jeje...

Tal vez blasfemé un poco a don Fito, pero siendo fan y teniendo a Real Player en complot no me quedó de otra... lo siento de verdad y gracias por la visita!!
Y es verdad, dos días en la vida nunca vienen nada mal, y tres y cuatro...