viernes, noviembre 19, 2004

Mercedes

Mi primita, aparte de ser muy bonita y simpática, es extremadamente inteligente. La primera sorpresa que me dio fue cuando tenía tres años y al ver una foto de otra prima en la que salía pegándole a una piñata dijo: “Ay, por Dios Ale, tienes que esconder esa foto porque así pareces una china a-go-gó!” Ya quisiera cualquier mercadólogo ingeniárselas para producir un concepto como ése.
Siempre me ha gustado mucho jugar con los niños (me refiero a los párvulos), incluso ahora me encanta correr y perder el glamour pues me divierto bastante. Hace unos años, en su Primera Comunión, decidí integrarme al juego proponiendo uno nuevo, lo abandoné cuando varias de sus amiguitas corearon: “¡Mercedes, yo quiero jugar en el equipo de la señora!” Viejazo a la mala. ¡Juro que me siguen pidiendo identificación en los antros, de verdad!
Le ha dado por usarme de consejera y contarme su vida amorosa; lo más triste es que sus historias a veces son más emocionantes y tienen más personajes que las mías, ¡y sólo tiene once años!
Sigue enojada porque su mamá no la dejó ir ayer al concierto de The Rasmus en el Salón 21 y todavía no entiende por qué, si el amor de su vida es Laurie (el vocalista).
Definitivamente esta niña (perdón, esta señorita) nunca dejará de sorprenderme. Hace poco, angustiada me escribió en el messenger: “Hola, soñé contigo ayer, que te daban un vino raro, te desmayabas y tus papás decían "¡otra vez!" y el que te lo dio, que era tu amigo, te invitaba a una fiesta y no te dejaban y tú me invitabas a tu casa, pero yo no podía porque iba a la escuela y desde ahí el sueño era aún más loco...”
Y ahora, aparte de todo, resulta que la escuincla es vidente...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ana Lucia, Mercedes no es vidente, todo mundo sabe que cuando tomas vino, sea raro o no, te desmayas, o mas bien te durmes, ya bajale a tus pedas.

Ultimamente, y digo ultimamente refiriendome a los ultimos 3 anos, ya no te piden identificacion en los antros y me consta, resignate, estas envejeciendo, aunque juegues con ninos.

Y por ultimo nunca has tenido glamur, asi que no lo puedes perder, recuerda: Aunque el chango se vista de seda, chango se queda. Pero gracias a eso eres la mejor guarra-one que he tenido, viva la kitschez y la guarrez.

Se te quiere, te extrano.

Charlie

P.p. dijo...

Jejeje.. ya sabes que de repente los niños confunden los sueños con la realidad... El glamour no lo pierdes, el prestige... a veces... pero siempre con una sonrisa, por lo cual se te perdona.

besos, guapa.

P.p.